miércoles, 15 de septiembre de 2010

El instructor


-          Bienvenidos a Propeinbol. Antes de nada tengo de disiros que fins que no me demostréis que sois unos hombres, ya sigui antes, durant o después de la sesión d‘avui, no siréis mejor que unos mierdas, uns merdes. Y cuando os llame me rifiriré a vosotros como “mierdas” y tendréis de contestarme “siñor, sí señort”. ¿Està clar?

Mr. Ackes y yo intercambiamos una mirada de incredulidad mientras acabamos de ataviarnos los “equipos” para la práctica de una partida de Paintball: él se ajusta el chaleco protector, yo intento enfundarme el mono verde oscuro del que me sobran dos tallas. Mientras tanto, el instructor sigue vociferando.

-     …porque tenéis de tener claro que esto es algo más que un entretinimiento, ¿d’acort?
Vosotros sois compañeros de trabajo, ¿no? Dons qui guanyi podrá donar polculo en el trabajo al otro equipo durante semanas, ¿qué digo?, meses, humillando a los perdedores, recordándoles tots los tiros que van fallar i que els van fer fracassar en aquesta tarda de sudor y tistosderona. ¡Ay, si es que esto es lo millor que hi ha per arribar luego a casa, fer una cervesa ben freda i ponerse a follar con la adrelanina aún a flor de piel!
Segons tinc entés, cap de vosaltres a practicat abans, ¿no? Clar que no, ya se os ve en la cara que sois unos putos pardillos. Pues tranquilos mierdas, no os preocupeu perque esteu amb el millor grup de Peinbol de España, amb los campions nacionals desde fa deu anys, lo menos.
Os puedo de asegurar que ningún otro club del país es tan profesional como nosotros. ¿Sabíais que nuestro equipo opera durante el resto del año en Inglaterra? Claro que no, que collons teniu de saber. Ah, pero jo soc d’aquí, ¿eh?, de Lleida, del carrer Major, aunque fa corantanou anys que… no, espera…

Nadie pestañea, por si acaso.

-     …no, aquest any ha fet ja sincuanta anys. Dons ja fa sincuanta anys que visc a Inglaterra, donde me gano la vida con esto. No os creáis, ¿eh?, que voy tradusiendo mentalmente del inglés antes de hablaros.

 "...que esto es algo más que un entretinimiento..."



Ah claro, ahora empiezo a entender…”, pienso por dentro.

-     Bueno, ¿ja esteu tots canviats? Tú se nota que no te has puesto un mono en tu puta vida. ¿Sabes por que te lo digo? Pues porque primero tendrías de meter las piernas y luego los brazos y no al revés, mierda.
A ver, ¡rumano, dame un arma! No os preocupéis pel rumano aquest que es bastante legal. Oye, rumano, ¿has visto cuantos móviles lleva esta gente? Estos los podrías vender en tu país, que de seguro de que te dan unos cuartos, ¿eh?
Bueno, pues aquesta es una de las armas que llevaréis. ¡Ostia, es que es agafarla i me entran unas ganas de pegar una buena follada! Tranquilos, que cuando cojáis una sentiréis lo mismo. Bueno, eso si no sois maricones o os gusta mamar pollas o algo así. Ei, que en de ser aixins, aviseume per no posarme davant vostre, ¿vale?
Esto que veis aquí es el condón, una funda per si se’m disparés ara el rifle, en lugar de darle en la cara a este de aquí, a este que tiene cara de tonto, pues la bola quedaría al condón i aixis ens ahorrariem d’anar al hospital.
Aixo d’aquí es el seguro. Si lo empujáis hacia fuera atensión que ara esta la cosa que arde y podemos empesar a soltar bolasos. Sempre que estem fora de la zona de tiro, el condón y el seguro puestos, ¿està clar?

Nadie contesta. Nadie se atreve.

-    ¡¡Ostia puta, macago en dios!! ¡¿Qué hablo solo?!
-    ¡De acuerdo! – nos apresuramos a contestar los siete más o menos al unísono.
-    
-    …señor, de acuerdo señor.
-    Vale, bien. El arma ya lleva una càrrega de cien bolas de pintura. Aquestes boles estàn fetes de gelatina, y la pintura, tranquilos que es comestible aunque tiene un gusto de mierda. N’hi ha un que sempre que ve amb nosaltres s’acaba bebiendo un bote d’estos. Veste tu a saber de que color cagará la mierda el tío.
Pues si os cae a la boca una mica de la pintura esta, que ya os digo yo que us empasareu una mica mentre esteu sota una pluja de disparos, preocupeuvos abans de que no os den dos bolazos más mientras reaccionáis que no de indigistiones.
Una norma important és que no se té de disparar a menys de tres metres de distansia, pero esto es una cosa que todo el mundo cuando esta en el campo de batalla en mitad del combate, se lo pasa por el forro de los cojones. Y ojo porque estas pistolas disparan cuatro bolas por segundo a 250 pies, ¿eh?
Mirat, que os voy a fer una dimostrasión. ¡ESTOP, XUT (STOP, SHOOT)!


Delicious


Quita el seguro al rifle de aire comprimido tras lanzar los gritos de advertencia, que intuyo servirán de muy poco pues su ayudante rumano permanece desde hace rato fuera del alcance de la calor que, con la ropa para la partida, aún se hace más intensa, y arroja unas siete bolas que impactan, coloreando de rojo y amarillo, contra media silueta humana recortada en acero situada unos cinco metros de él.

-    Ara ya os tomáis esto algo más en serio, ¿eh? Nosaltres tenim moltes despedides de solter i sempre n’hi ha un que porta algún cubata damunt. En cuanto ve lo folladas que salen las bolas se le pasan las ganas de riure.
Otra norma que teneis de respetar es la de los disparos: en quant us doni un bolaso, us mireu la roba. Si esteu tacats, aixequeu la mà y sortiu de la zona de la misión. Si no hay manchas por ningún lado, seguís intentado joder al otro equipo. Ara, otra historia es que os toquéis el culo y estéis manchados, eso es problema vuestro. Ah, y no us preocupeu pels bolasos. Ja us ho dic ara: duelen. Y dejan marca. Así que lo mejor es apuntar al pecho o la espalda que para eso portáis el chaleco. Bueno, que si os dan en los cojones luego la novia siempre os puede haser un masaje, que també està bastant bé.
Ah, y hablando de la munisión, cada carga de sien bolas son siete euros aunque si tots compreu tres cargas, la cuarta os la dejo a sinco euros, que se os ve buena gente. Jo no us mentiré: quant més rato paseu aquí i més gasteu, mejor para mí porque así hago más cuartos. Al menos soy honrado. Y ahora no lo sabéis todavía, pero durante la tarde voy a haser todo lo posible para que compreis munisión aprofitando cualsevol ocasión que tenga, llegándome a haser etstremadamente insistente midiante etscusas como “hombre, aquí te caben sien bolas más”, “si estás en medio de una misión y se te acaban la munisión porque no has recargado antes, tu capitán te va a dar polculo a base de bien” o “jo mai surto a una misión si no es amb el máxim de munisió”. Lo mejor de todo es que con algunos de vosotros esto funsionará y picaréis como tontos.
Per último, i antes de comensar amb la primera misión…

Por fin”, celebro sin que Patton se percate de que empiezo a estar tan cansado de escuchar sus indicaciones como el resto de compañeros, que aún así aguantan el interminable monólogo con bastante entereza.

-     …us proposo una cosa que nos gusta mucho de haser amb la gent que ve en grup como vosaltres: el equipo que pierda en los dos prótsimos juegos tendrá de volver fins aquí corriendo darrere de la camioneta en la que os vamos a llevar hasta la zona de las misiones, con el arma alsada per damunt del cap, rebent insultos y burles de tota mena y tragando toda la mierda y las totsinas y todo lo que etspulsa el tubo de escape de la camioneta, que podría matar a alguien. ¿Estamos todos de acuerdo?
-     …si…señor.
-    Pues ja podeu d’agafar les armes. ¡Rumano, ves arrencando la camioneta que les vamos a dar a estos mierdas un paseo para se que se enrecuerden!
Y recordat que aquí no hemos vinido a fer amigos, ¿eh?, ni estamos para buscar novia. Ara tenéis de olvidar que sois compañeros y habéis de aprovechar para joder a los jefes por lo cabrones que son con vosotros o a los empleados por ser unos inútiles que ensima cobran cada puto mes. ¡Disparat, jugat susio y sobretodo acabat con el iquipo rival! ¡Haset que esto valga la pena y alcansat la gloria!