jueves, 21 de mayo de 2009

"Rent-a-child". Porque todos queremos un crío, a ratos.

Si, si. Así como suena. 
Helo aquí mi medida personal para salir a flote de la crisis económica que azota el planeta.
Ya llevo algunos meses prodigando y publicitando, en busca de inversores y financieros, esta genial idea nacida una lejana tarde de febrero, durante un botellón en mi habitación en el que Capitán Pescanova y un servidor, inconscientes de pro de la vida, mezclamos sin más Jack Daniel’s y “Against the dark”.
Como decía, mientras me dejaba embelesar por el seco sabor del néctar alcohólico y evadirme a la vez de las parapléjicas hostiejas que repartía Steven con su espada de Bazar Asia, inicié, lentamente por supuesto, un camino tortuoso para descubrir que es aquello que todas las personas quieren tener. 
Aún a sabiendas de que estaba ante una ardua tarea, no desistí y me concentré en hallar algo que desearan ambos sexos y que abarcase prácticamente a todas las edades, razas o creencias.

Un niño. Así de fácil y sencillo. 
Prácticamente toda persona, ya sea en pareja o por separado, pasa por ese estado transitorio de su vida en que, reblandecido el corazón por miedo a una vejez en soledad, siente la leve necesidad de escuchar la risa de un niño cerca suyo, arroparlo por la noche o prepararle un bocadillo de Nocilla para la merienda.
No obstante, muchos se echan para atrás al caer en la cuenta de que, para disfrutar de esos momentos de anuncio navideño de Coca-cola, es necesario acarrear también con todo lo que conlleva tener un niño.


Adivina, adivinanza: cuál de ellos es el alquilado?


Y es en ese preciso momento cuando “Rent-a-child” entra en juego.

Rent-a-child” piensa en ti, sabe lo que necesitas y por ello te ofrece un extenso y variado catálogo de niños y niñas entre los que escoger con las siguientes características. 

- Edad: como decíamos, nuestro amplio repertorio incluye desde los bebés que empiezan a echar sus primeros pasos hasta los adolescentes y sus tonterías propias del cambio hormonal (exactamente desde 12 meses hasta 16 años). 
¡¡¡Ahora ya no tendrás excusas para cambiar pañales, llegar tarde al trabajo por falta de sueño, participar en discusiones sobre que amigos le convienen a tu hijo/a alquilado o ser atracado a punta de navaja para que pueda pagarse el botellón!!!

- Nacionalidad y procedencia: te pondremos las cosas difíciles al contar con hasta más de 60 nacionalidades (españoles, italianos, japoneses, vietnamitas, americanos, indios, afganos…) y también algún que otro africano. 
¡¡¡Pasea de la manita de tu agradable hija de alquiler china por el parque del barrio o aprende y comparte sobre inmolaciones con un simpático iraquí!!!

- Raza/religión: en “Rent-a-child” traspasamos cualquier frontera racial y cultural para acercarte nuevas experiencias. ¡¡¡Practica circuncisiones a jóvenes judíos o pártete el espinazo con el rezo a la Meca de las 19:00h!!!

- Nivel de educación: en nuestra vasta selección también encontrarás desde niños medianamente domados a malcriados odiosos pasando por los totalmente salvajes cual manada de gacelas Thompson de la sabana africana.

Y si todo esto no te convence, no te preocupes, nuestras precios y tarifas se encargaran de ello al ser totalmente adaptables a las necesidades de cada cliente. 
Atiende:
- Tarifa diaria o estándar: te lo llevas hoy, lo devuelves mañana. Para los que quieran iniciarse poco a poco en el sector paternal sin agobios ni ataduras.

- Tarifa “weekend” o fin de semana: aplicable desde las 19:00h. del viernes hasta las 19:00h. del lunes. Recomendada para los que quieran disfrutar de un fin de semana en compañía de la vitalidad de un niño. Llévatelo al campo o a la playa; disfruta con ellos de un domingo de fútbol o haz una visita sorpresa a los abuelos. Las posibilidades son infinitas.

- Tarifa “happy holidays”: tus vacaciones nunca serán las mismas con esta tarifa. Elige entre Semana Santa, vacaciones veraniegas o Navidades y que empiece la diversión familiar!

- Tarifa 2x1/2: opción totalmente compatible con cualquiera de las anteriores. Alquila 2 niños… ¡¡¡y el 50% del segundo es totalmente gratuito!!! Ideal para los ávidos de emociones fuertes y sensaciones extremas.

- Tarifa “día del padre/madre”: tan solo el 19 de marzo y el primer domingo de mayo. Porque en “Rent-a-child”sabemos de esos días especiales en los que uno espera el cálido abrazo de un hijo/a aportándoles felicidad y cubriéndoles de cariño y ternura. ¡¡¡Aprovéchate de nuestra tarifa “día del padre/madre” y alquila a mitad de precio!!!

- Tarifa “martes familiares”: porque no solo nos importas tú sino también tu economía, ¡¡¡alquila durante “los martes familiares” y ahórrate hasta un 50% del precio total!!!



Ahora toda la familia podrá reir con situaciones como estas.


¡Pero aun hay mas ya que “Rent-a-child” se compromete contigo y te ofrece facilidades y condiciones que no podrás rechazar, imbécil!
- Básico: evidentemente, el alquiler incluye el paquete básico consistente en la adopción temporal (según tarifa escogida) de un/a niño/a con la opción de asignación de nombre hasta su devolución y ataviado con el traje-mono estandar con los colores de “Rent-a-child”.

- ¿Has alquilado un niño/a y no es de tu agrado? ¿No funciona como esperabas?
¿Creías que te haría pasar un buen rato y solo hace que llorar y dar pataletas o pedirte dinero para cerveza?
No hay problema: “Rent-a-child” te permite cambiar un alquiler por otro de similares características o reservarte un alquiler en un bono para futuras visitas (siempre que el alquiler se haya efectuado sin exceder las 4 horas).

- Nuestros flexibles e imposibles horarios (de Lunes a Jueves: de 10:00h a 02:00h y de Viernes a Domingo, vísperas y festivos: de 09:00h a 04:00h.) te facilitaran la devolución de un alquiler prácticamente a cualquier hora.

- Recuerda: por cada día de más que pase del plazo acordado en el alquiler deberás abonar el precio de alquiler de un día de tarifa diaria.

- Customiza tu hijo/a de alquiler: no te conformes con un alquiler aburrido y sencillo como el de tu vecino. Sé diferente y personaliza tu niño/a, por un pequeño precio adicional, escogiendo en nuestro gran armario de accesorios desde ropajes de todo tipo de estilos (ropa de deporte, tejana, étnica, a la última,) hasta juguetes o peluches para los más pequeños o teléfonos móviles (con tarjeta recarga) y reproductores mp3 para los adolescentes más exigentes. ¡Luce el hijo que siempre habías querido!

- Calidad garantizada: como podrás comprobar en cuanto vengas a visitarnos, nuestros niños/as se encuentran en perfecto estado estando vacunados (incluyendo a los más silvestres), limpios y preparados para ser alquilados. Te ofrecemos además unos niños/as con garantía de calidad probada por lo que no encontrarás ni gitanos ni rumanos ni gitanos rumanos.

- Atención al cliente: si aún con todas las ventajas que te ofrecemos no estas decidido del todo, visítanos y quedarás totalmente satisfecho con nuestra atención al cliente y el trato personalizado. ¡Además, y como oferta hasta final de año, cada nuevo cliente será obsequiado con un alquiler totalmente gratuito!   


Como decimos en “Rent-a-child”: Porque todos queremos un crío, a ratos.

viernes, 15 de mayo de 2009

Sopa de Pepino III blogspot studios presenta: Cine de ayer y de hoy. La blaxploitation.

La blaxploitation es un fenómeno socio-cultural aparecido allá por los lejanos 70 que encuentra en el cine su máxima fuente de divulgación llegando a constituir un subgénero de cine en el que, ante el fin de le represión negra, encontramos filmes con tramas monopolizadas por la presencia de actores de color que se encargan de ejecutar los papeles más interesantes publicitando de esta manera la raza negra a través de estas cutre-producciones (porque suelen ser filmes de bajo presupuesto).

Las películas de la blaxploitation son fácilmente reconocibles gracias a sus característicos rasgos negros, presentes en la mayoría de ellas. 
Encontraremos así dos tipos de películas de blaxploitation. 

Por un lado podemos encontrar las “fuck nigga’ films” (apelativo otorgado por un servidor). En estas cintas los protagonistas además de ser los buenos de la película, dominar las artes marciales y el uso de cualquier tipo de arma, son también negros. Sus nombres, al igual que el personaje en sí, molan lo suyo (Foxy Brown, Shaft, Cleopatra Jones, Black Belt Jones … ) y hacen las cosas a su manera, lo que implicará el enfrentamiento con las autoridades locales o los mafiosos malotes de turno. El título de estas cintas, por cierto, suele padecer de cierto egocentrismo al llevar impreso, en su mayoría, el nombre del protagonista. Suficiente reclamo.




¿He mencionado que nuestros héroes también que conducirán automóviles molones a ritmo del funk-soul de la época de Isaac Hayes, Roy Ayers o James Brown o que se lo harán con negritos/as de muy buen ver a las primeras de cambio? 
Y es que en este subgénero no solo se promociona lo guay de ser negro y su rebeldía sobre la represión racial, sino también se hace apología del feminismo siendo en varias ocasiones una mujer protagonista la que, sin perder un ápice de sensualidad, patee culos blancos. Culos blancos, cada vez me gusto más.
Como decía, los malos seremos, básicamente los blancos, en una siempre agradecida colaboración con mexicanos u otros colectivos latinos, de tal manera que el espectador disfrute de como ahora es el blanquito el que se lleva los palos, con especial atención a los cuerpos policiales, con los que el ensañamiento por parte del héroe protagonista será aun mayor.


  



Como datos de esos freaks que tanto molan, podemos decir que de las aventuras de Shaft (atención con la imposible “Shaft in Africa”, que a mi me viene a la cabeza a Tintín cuando veo el titulo) se llevó a cabo un pobre remake en el año 2000 donde lo mejor es sin duda alguna su tema central, “Shaft” de Isaac Hayes, por el que ya ganase el Oscar a la mejor canción en 1971 con la película original "Shaft". En ella, aparte de aparecer (como no!) tito Samuel L.Jackson en el rol de Shaft o tito Christian Bale haciendo de malo pijo rabioso, tiene lugar un cameo del Shaft original, Richard Roundtree que en esta ocasión interpretará al superior del nuevo Shaft.

Otro dato del estilo lo encontramos en el filme “Jackie Brown” del sobre valorado Quentin. La película es una claro homenaje de los filmes “Coffy” y, sobretodo, “Foxy Brown”, interpretadas en su día por Pam Grier, que sería mitificada por estos papeles, y que repite como protagonista en “Jackie Brown”, en la que se verá rodeada de hombres blancos y negros a los que chulear acompañada por temazos soul y funk como “Across 110th street” de Bobby Womack, "Strawberry letter 23" de Brothers Johnson o algún que otro tema de la banda sonora original de "Coffy" de Roy Ayers. Incluso el nombre, “Jackie Brown”, es ya una referencia directa de “Foxy Brown”.


Por otro lado, y siguiendo con este estudio ya desarrollado anteriormente con más y mejor gracia en otras webs, encontraremos algo parecido a “black remakes” (subgénero también bautizado por mí) caracterizados por exactamente eso: readaptar una película ya existente con claro protagonismo blanco y trasladarlo al mundo negro.
Los “black remakes” son la cara extraña y bizarra de la blaxploitation. En ellos podemos encontrar una gran diversidad de títulos de dudosa calidad como, por ejemplo, el clásico de terror “Blacula” (OH-MY-F***ING-GOOD) en la que el eje central de la película, Drácula, es un simpático negrito que beberá la sangre de jóvenes negras de bonita mirada mientras evita que el BLANCO y maléfico Van Hellsing le clave una estaca de madera en mitad de su negro corazón. Al parecer, el freakismo de “Blacula” la corona como una de las películas más míticas de blaxploitation. Lógico.





(…)
Otro ejemplo de “black remake” bien guapo es la cinta con tintes mafiosos “The Black Godfather”, de la que poco podemos decir que el titulo no haya dicho ya. Esta película también coge un poquito del género anteriormente mencionado, ya que, aunque se trata de una versión negra de un filme ya existente, contiene toques de acción, cine negro y funky a tutiplén. Además y según el trailer link del cual os dejo más abajo, la trama no parece tener mucho que ver con la original pero no importa mientras salgan negros vestidos de tíos chungos dominando el percal y repartiendo cosa bárbara. Guns includes, of course. Con dos cojones. 
Un gran titulo digno del mismismo Dr.Boll es tambiém (y ahora agarraos a las patejas de la silla) “The black Gestapo”. Bueno, siendo levemente sincero, no se muy bien que decir de esta jodida cinta (el “jodida” es un claro homenaje a todo el color de esta entrada, el negro). Tan solo que no lo considero un remake, sino más bien una sobredosis de peyote y percocet regado con un Ribera del Duero. Del Duero, del Duero (nota del autor: léase la anterior frase con Vodocode. Gracias). Niggers actuando y vistiendo como miembros de las S.S. haciendo suplex o rompiendo la espalda a rodillazos del pobre inocente que se cruce ante ellos. Nice.






Y poco más que añadir, aunque se pueda añadir mucho más. 
Lo mejor es echar una ojeada a los tráilers (los links de los cuales os remito algo más abajo) e intentar situarse en la época de eclosión de este genero, hoy maltratado por Eddy Murphy, Martin Lawrence, Anthony Anderson o Tyler Perry, pues si el actual cine “para negros” es la comedia barata de chistes de gordos y pedos que estos señores interpretan, prefiero practicar el onanismo ermitaño con las ostiejas de Jim Kelly o su álter ego Black Belt Jones.


"Black belt Jones". 1974. Dir. Robert Clouse. Con Jim Kelly y unos cuantos más.

"Blacula". 1972. Dir. William Crain. Con William Marshal en el papel de Blacula. Creo que el resto del reparto carece logicamente de ningun tipo de interes.

"Cleopatra Jones". 1973. Dir. Jack Starrett. Con Tamara Dobson.

"Coffy". 1973. Dir. Jack Hill. Con Pam Grier.

"Foxy Brown". 1974. Dir. Jack Hill. Con Pam Grier.

"Shaft". 1971. Dir. Gordon Parks. Con Richard Roundtree.

"Shaft in Africa". 1973. Dir. John Guillermin. Con Richard Roundtree.

"Sugar Hill". 1974. Dir. Paul Maslansky. Con Marki Bey y Robert Quarry.

"The black Gestapo". 1975. Dir. Lee Frost. Con Rod Perry y Charles Robinson.

"The black godfather". 1974. Dir. John Evans. Con Rod Perry (again) y Damu King.

martes, 5 de mayo de 2009

La ventaja del ojo vago

Porque en ocasiones no me apetece mirarte.
Es en ese momento donde le saco partido a la ventaja del ojo vago.

Estas delante de mí, atajándome el paso, y sé que no piensas moverte hasta haber acabado con esto. Lo dices todo; lo gritas todo. Lo bueno y lo malo. La lista de reproches que guardas en tu bolsillo y que has ampliado cada noche antes de irte a la cama, parece no tener fin. La lista de aplausos, en cambio, es escueta, más de lo que hubiese deseado.
No voy a oponerme a ser testigo de los cargos que imputas contra mi persona, ciertamente motivados; asumo que no soy la persona que todos querrían, o mejor dicho, que tú querrías que fuese. Admito también no haber hecho las cosas de la mejor manera posible. Está claro que no soy el mejor ejemplo a seguir en tantas cosas...
Estamos de acuerdo en eso. Es por ello que voy a acceder a escuchar todas y cada una de tus quejas.

Pero no podrás obligarme a que te mire aún con mis ojos abiertos de par en par.

Es uno de mis secretos no desvelados, el haber aprendido a hacer uso de este vago ojo con el paso de los años consiguiendo focalizar toda la atención de mi visión sobre él. Y él no ve absolutamente nada.

Pero en este momento no todo está oscuro, no.
Mientras te alteras cada vez más al enumerar uno por uno mis defectos, prefiero verte inocente y fascinante, como la extraña y anaranjada tarde en que nos conocimos. O disimulando tu nerviosismo bajo ese divertido vestido rojo y negro acompañado por unos sugerentes labios fundidos en bermellón que luciste durante nuestra primera cita en aquel viejo cine. O tan dulce como apasionada, temiendo la llegada de la madrugada bajo las sábanas de tu cama.

Tu pregunta sobre si te estoy prestando atención o no, quiebra mi nostálgica y cristalina visión de lo que un día fuimos.
Me dices que te vas, que esto no puede seguir así y que quieres evitar que acabemos haciéndonos más daño todavía. Más daño todavía, me repito para mis adentros.
Añades que tienes que hacer las cosas que sientes que debes hacer y que, lo que ahora sientes que debes hacer, es aprender de esta relación y sus errores para crecer como persona y...


Pero en este momento no todo está oscuro, no.


...y vuelvo a recurrir a mi ojo vago e invierto la situación.
En vez de ser testigo de cómo te alejas, lenta e irremediablemente de mi radio de alcance, contemplo cómo vienes a mi encuentro, encuentro que ambos culminaremos con un intenso y emotivo abrazo.
El beso de despedida se torna en uno de bienvenida.
El "Adiós, cuídate mucho" suena como un "Te he echado tanto de menos..."

La ventaja del ojo vago.